No aceptes «caramelos» de desconocidos

Security Awareness
24 febrero 2023
non accettare caramelle dagli sconosciuti

non accettare caramelle dagli sconosciuti

El riesgo cibernético explicado a los más pequeños y el papel de los adultos

Con motivo del Día de Internet Seguraque tuvo lugar el pasado 7 de febrero (hablamos de ello aquí), se presentó una investigación del Teléfono Azul y Doxa Kids que señala tanto las principales preocupaciones de los jóvenes sobre del uso de Internet como los riesgos reales que corren los niños y jóvenes que pasan mucho tiempo en línea.

Datos de partida: el 50 % de la población mundial se conecta en línea y más del 30 % de esa población son niños y adolescentes. Se espera que este porcentaje aumente significativamente en los próximos años. Según un informe de UNICEF, el 71 % de los jóvenes de todo el mundo tiene acceso a Internet.

La web es sin duda una gran oportunidad, pero también un terreno minado en el que acechan peligros que a menudo son difíciles de reconocer.

Las amenazas que afectan a los jóvenes son de lo más variadas: abuso sexual («grooming», extorsión sexual, pornografía vengativa, etc.), ciberacoso, uso de juegos o aplicaciones inadecuadas para la edad o la inevitable violación de la información personal y sensible.

Aunque los jóvenes son más vulnerables al estar expuestos a numerosos riesgos, también lo son los adultos (padres y profesores), quienes tienen la responsabilidad familiar y social de proteger a los más pequeños. No es casualidad que el estudio también haya analizado a los adultos, quienes a menudo han expresado el deseo de recibir información y formación acerca de los temas tecnológicos en constante cambio.

Las expectativas de los padres incluyen que la escuela enseñe a sus hijos a protegerse de los riesgos de Internet (39 %) y que los profesores se mantengan actualizados en las tecnologías (22 %).

Del mismo modo, también los docentes manifiestan una necesidad de formación tanto en el aspecto de las temáticas como en el conocimiento de los procedimientos para gestionar las situaciones de riesgo. El 46 % de los encuestados cree que no ha recibido una formación adecuada sobre las posibles vías de denuncia en casos de violencia, peligro o prejuicio, y el 42 % está convencido de que no ha recibido una formación adecuada sobre los riesgos y las oportunidades de la era digital. En este sentido, un nada desdeñable 40 % expresa la necesidad de recibir formación en el ámbito de las tecnologías digitales y la seguridad en línea.

En definitiva, el tema de la formación en ciberseguridad ya afecta a todos los sectores de la población y debería formar parte de la vida de todos como un camino obligatorio y una rutina que no se debe obviar. Algo similar a cepillarse los dientes o hacer ejercicio físico cada semana.

Esto es aún más cierto en el caso de los más jóvenes, que serán los ciudadanos del mañana y deben crecer siendo conscientes de que la web es un lugar que hay que visitar con las debidas precauciones y no a la ligera.

Por eso, hoy es más importante que nunca que los adultos que acompañan a sus hijos o estudiantes en la vida estén a la altura de este desafío. Por este motivo, también ellos deberían reservar algo de tiempo en sus agendas semanales para dedicarlo a formarse y estar al día de los avances de la tecnología y los riesgos de la ciberdelincuencia.

Creemos que este decálogo es un buen punto de partida.

Aunque está pensado para los más pequeños, también puede servir de guía para los adultos. De hecho, las trampas de la red se adaptan a todas las edades, puede que con diferentes matices, pero con un punto en común: el eslabón débil de la cadena de seguridad es principalmente el factor humano y, en este aspecto, sobre todo en nuestro país, todavía estamos muy rezagados. Aunque todavía queda un largo camino por recorrer, elegir la estrategia correcta puede ser la vía más cómoda, fácilmente transitable y, por qué no, también agradable y divertida.

El Decálogo del Teléfono Azul

  • 1. Protege tus datos: tus datos personales son lo más valioso que tienes porque te representan y te describen como una persona única e irrepetible. Gran parte de esta información puede contener detalles importantes sobre tu vida y hábitos; si los compartes, cualquiera puede tener acceso a ellos. Piensa siempre qué información puedes introducir en Internet y hazte la siguiente pregunta: «¿Quiero que todo el mundo tenga acceso a esta información?»
  • 2. Piensa en las huellas que dejas: cuando estás en línea, todo lo que haces o publicas deja huellas indelebles. Las consecuencias de tus acciones pueden escapar a tu control. Reflexiona siempre sobre tus comportamientos y los riesgos
  • que podrías correr.
  • 3. Evalúa tus habilidades digitales: navegar y usar dispositivos digitales te permite desarrollar habilidades nuevas y diferentes. Aprende a reconocerlas y a saber evaluarlas para que nunca te pille desprevenido frente a los desafíos que el mundo digital te plantea, sobre todo si afectan a tu seguridad.
  • 4. ¡No caigas en la trampa! Cuando te conectas a Internet con tu PC, tableta o teléfono inteligente, nunca estás solo. Aunque puedes afianzar tus amistades o establecer otras nuevas, también puedes entrar en contacto con un número potencialmente indefinido de personas y de edades diferentes a la tuya que pueden tener malas intenciones.
  • 5. Detrás de un perfil en línea siempre hay una persona: actúa siempre con respeto. Lo que para ti puede representar una broma o un juego, podría no serlo para otros y causar vergüenza o incomodidad con repercusiones no solo en la web, sino también en su vida cotidiana. Cuando te relaciones con los demás, piensa siempre en cómo te gustaría que tratasen a ti.
  • 6. Internet permite dar voz a tus ideas: la web es un espacio de debate y oportunidades que te permite hacer oír tu voz y transmitir mensajes positivos. Aprovecha la oportunidad para ayudar a cualquier persona que esté pasando por un momento difícil y conviértete en un ejemplo para aquellos que utilizan la red de forma negativa.
  • 7. Piensa por ti mismo, no te dejes influenciar: infórmate personalmente de todo lo que lees en la red y aprende a reconocer las noticias falsas. Aunque Internet permite que todos se expresen, eso no significa que todo lo que lees en línea sea cierto. Comprueba siempre las fuentes de las noticias que encuentres.
  • 8. Consulta con un adulto: si en la web te sientes incómodo o en peligro, pide consejo a un adulto en el que confíes para encontrar una solución juntos. Hablar puede ayudar a que te sientas mejor y más seguro. Recuerda que no estás solo y que siempre hay alguien dispuesto a escucharte y ayudarte.
  • 9. Tu libertad es tu derecho: no te sientas obligado a hacer algo que no quieres o que te incomoda. Piensa siempre si quien te pregunta es una persona en la que puedes confiar.
  • 10. Desde hoy eres un ciudadano digital: promueve, con tu ejemplo, los valores del respeto, la igualdad y la solidaridad también en el mundo digital.

Más información sobre los itinerarios formativos de Cyber Guru

Suscríbete al boletín

Artículos relacionados