Me han estafado, ¿y ahora qué hago?

Sin categorizar
14 junio 2024

Pasos a seguir si eres víctima de estafas online.

Me han estafado» es la frase que a ninguno de nosotros se le ocurriría pronunciar. Sin embargo, sabemos que el riesgo de ser víctima de estafas en Internet es cada vez mayor y que se trata de una eventualidad que, por aterradora que sea, debemos tener en cuenta, para estar preparados en caso de que se produzca.

El riesgo, lo sabemos, está siempre a la vuelta de la esquina.
Un enlace en un sitio comercial falso en el que creíamos estar comprando un producto o servicio interesante y conveniente; un correo electrónico falso que nos atraía a una trampa muy bien construida para extorsionarnos nuestros datos, tal vez bancarios; un mensaje de WhatsApp o de texto que nos sugería seguir un enlace falso para resolver un problema urgente.
Podrían darse muchos ejemplos.
Pero el fondo es siempre el mismo: los riesgos de caer en las sofisticadas trampas de los ciberdelincuentes se multiplican a una velocidad que a menudo supera nuestra capacidad para reconocerlos y neutralizarlos. La ingeniería social y las técnicas de inteligencia artificial cada vez más astutas también tienen la culpa.

Por lo tanto, quienes aún no han sido víctimas de una estafa en línea siguen corriendo un grave riesgo de serlo. Una afirmación que puede sonar a maldición o a visión extremadamente pesimista. Pero las estadísticas nos dicen que esto es simplemente la realidad. Y con esto, nos guste o no, siempre hay que contar.

Por lo tanto, hoy en día es imprescindible saber qué hacer y cómo actuar en caso de que seas víctima de un fraude online.

¿Qué debo hacer si me han estafado?

En primer lugar, es importante mantener el control, tener la mente despejada y desconectar de todas las actividades online.
Desconecta de la red los dispositivos comprometidos, ya sean ordenadores o teléfonos, o quizás ambos. Aunque creas que tus datos de acceso no se han visto comprometidos , también se recomienda que cambies tus contraseñas y, por supuesto, que utilices otras nuevas y más eficaces.

Si la posible estafa se refiere a datos bancarios, es importante comprobar los propios movimientos, quizá acudiendo físicamente a las instalaciones de la propia institución para evitar más transacciones en línea.

Una vez realizadas estas primeras operaciones de defensa y control, de forma inmediata y rápida, el siguiente paso es informar del asunto a las autoridades competentes.

Estafas en línea, a quién acudir

El primer lugar al que acudir es la Policía Postal, que se ocupa específicamente de la ciberdelincuencia y puede llevar a cabo las investigaciones necesarias para contrarrestar este tipo de actividad, descubrir a los infractores y emprender acciones contra ellos.

¿Cómo denunciar a la Policía Postal?

Se puede acudir personalmente a la oficina de la Policía Postal más cercana, o informar y denunciar por Internet utilizando los formularios adecuados , que deben rellenarse cuidadosamente sin olvidar todos los detalles, incluso los que parecen insignificantes.

Existe un servicio especial para denunciar fraudes online a la Policía Postal llamado«denuncia vi@ Web«. Hay que decir que, en el momento de escribir esto, no está disponible y parece estar suspendida sin indicación de fecha de reanudación. Por tanto, para estar seguro de que la denuncia prospera, es aconsejable acudir personalmente a la Oficina de Policía Postal de todos modos.

Sin embargo, los informes sencillos son posibles.
Para ello, ve al sitio web oficial de la Policía Postal y selecciona la opción«Denunciar en línea» en el menú lateral izquierdo. A continuación, introduce los datos necesarios en el campo correspondiente de la página que se abre.

Tras introducir tus datos, puedes seleccionar el tipo de estafa que deseas denunciar yendo a la opción «tema» del menú desplegable, donde puedes elegir entre Defacement, Phishing o Red social, indicando siempre la URL del sitio o red social denunciada.

Pero no sólo existe la Policía Postal, cuando los delincuentes actúan a través de plataformas sociales como Facebook o buscadores como Google, la denuncia del fraude online puede hacerse en las propias plataformas, que con el tiempo se han dotado de procedimientos específicos para difundir la información y evitar que los contenidos fraudulentos lleguen a otros usuarios.

En relación con Facebook puedes denunciar directamente el perfil o la página que sospeches que es fraudulenta mediante el botón de denuncia de cada perfil o página.
Si, por el contrario, son los mensajes los que resultan sospechosos, es posible utilizar la opción de «denuncia de mensajes» directamente desde la conversación.
En cualquier caso, Facebook proporciona un centro de ayuda en el que hay disponibles más recursos e instrucciones para tratar y notificar problemas de seguridad.

Si descubres que Google está indexando sitios sospechosos, puedes utilizar el formulario de notificación de Google para sitios web. Sin embargo, cuando el estafador nos llega con un correo electrónico haciéndose pasar por Google, se puede reenviar el correo electrónico de phishing a la dirección específica de notificación de phishing de Google.

Además de estas posibilidades, para denunciar las estafas online se puede recurrir a las asociaciones que tienen como objetivo proteger los derechos de los consumidores y proporcionarles la asistencia adecuada. O a un abogado de confianza, quizá especializado en delitos informáticos.

En cualquier caso, es importante describir lo ocurrido con el mayor detalle posible, reconstruyendo la cronología completa de lo sucedido y facilitando copias de las distintas comunicaciones.
Notificar un incidente no es sólo una forma de protegerse a uno mismo o quizá de ser indemnizado si se ha sido víctima de un ciberdelito, también es una responsabilidad cívica para contribuir a aumentar la seguridad colectiva en el entorno digital.

Esto es aún más cierto tras la aprobación en la Cámara de Diputados del nuevo proyecto de ley sobre «Disposiciones sobre el fortalecimiento de la ciberseguridad nacional y los ciberdelitos «, que ha endurecido las penas por delitos en línea y sin duda hace la vida más difícil a los delincuentes.

En conclusión, puede decirse que la mejor defensa contra los ciberataques sigue siendo siempre la atención y la conciencia de cada una de nuestras acciones en línea. Un objetivo que, dados los altos niveles de sofisticación alcanzados por los ciberdelincuentes en la actualidad, sólo puede lograrse mediante cursos de formación específicos, actualizados y continuos.

Sin embargo, si ocurre que nos estafan, siempre es importante informar y denunciarlo.
Una actitud que, junto con el aumento de las penas, puede ser un eficaz elemento disuasorio para cualquiera que piense en enriquecerse mediante estafas en Internet.

ISCRIVITI ALLA NEWSLETTER

Articoli correlati

«Phishing Deepfake», el delito que más asusta

«Phishing Deepfake», el delito que más asusta

Nada es lo que parece Tenemos que aceptarlo: la realidad en la que vivimos es cada vez más falsa, sintética, alterada. Los principales puntos de referencia y autoridad se están derritiendo como la nieve al sol y a todos nos resulta cada vez más difícil distinguir lo...

leer más